jueves, 4 de septiembre de 2008

Turismo en El Salvador

El Salvador como destino turístico. El Salvador tiene una característica única que lo hace en una opción muy interesante para el turismo: su tamaño. Es un país tan pequeño que bastan 4 horas para ser recorrido de punta a punta en vehículo, por lo cual todos los destinos turísticos están al alcance, de tal manera que Ud. puede estar acampando el día lunes por la noche en el Bosque nebuloso de Montecristo (reserva ecológica) dormir con un clima muy fresco respirando aire puro de la montaña en contacto con la vegetación de las tierras templadas y el martes a las 8 de la mañana disfrutar del calor y la brisa marina en una de las muchas playas del litoral salvadoreño, tomando un suculento desayuno, sin haber tenido que madrugar mucho, basta con haber salido a las 6.00 am y en menos de dos horas estará cómodamente instalado en una hamaca a la orilla de la playa. Y al día siguiente puede estar visitando una zona arqueológica como Joya de Cerén o San Andrés por la mañana y en la tarde refrescarse en uno de los muchos parques acuáticos salvadoreño que por hoy florecen como oasis de frescura en todo el territorio nacional. Sin embargo tenemos un gran problema: La delicuencia, tema por el cual estuvimos posteando una serie de artículos previamente y en varios de ellos tocabamos los problemas que causa a nuestra industria turística ya que El Salvador es considerado como uno de los paises mas violentos (si no el mas) de América Latina y del mundo, lo cual es una característica repelente para todo turista. Hemos de decir en nuestra defensa que el accionar de las famosas "maras" se haya sectorizada y ubicada en lugares específicos, además de que si se toman las medidas apropiadas de seguridad al momento de desplazarse por el país no tendrán que verselas con maras ni bandas de asaltantes... Pero si se quiere hacer del turismo una verdadera industria nacional, deben eliminarse antes las condiciones de pobreza y marginación en que se encuentran la mayor parte de connacionales para quitar el caldo de cultivo al crimen organizado, y ofrecerles a los salvadoreños las oportunidades de poder explotar las bellezas naturales con que Dios nos ha bendecido pero de forma general y democrática, no solo favorecer a las grandes y poderosas industrias turísticas transnacionales sino al pequeño empresario turístico, a los dueños de restaurantes y pequeños hoteles, para que puedan tener las condiciones de ofrecer en igualdad de oportunidades paquetes seguros, baratos y atractivos a los posibles turistas extranjeros que podrían venir a nuestro pais y no solo conformarse con el Turismo local que despunta únicamente durante las temporadas altas de vacaciones nacionales. Lamentablemente, el turismo se vé como una industria que favorece únicamente a los grandes conglomerados hoteleros y a las grandes empresas, sin tomar en cuenta que podría convertirse en la verdadera fuente de un ingreso propio e independiente de las remesas enviadas con tanto sacrificio por nuestros compatriotas en el forzado auto-exilio que se han impuesto para poder ganar algo de dinero que enviar a sus familias. Nosotros no poseemos sector industrial poderoso y en la parte agrícola no tenemos cultivos ni la tierra suficiente mas que la que apenas alcanza para suplir nuestras necesidades básicas de alimentación y muchas veces no es suficiente, teniendo que recurrir a la importación de granos básicos para alimentar nuestra creciente población, por eso debemos apostarle al turismo como fuente de ingreso de divisas pero en forma institucional, planificada y "con sentido humano", usando la ya odiada frase pero como una meta no como un slogan propagandistico, el gobierno debería impulsar y promover la creación de una industria turística nacional, capaz de hacer que la divisa llegue al pais por medios propios no exclusivamente por remesas como sucede ahora. Dos puntos: 1. Crear las condiciones de seguridad económica en la población que haga descender los altos indices de criminalidad del pais para considerar a El Salvador como un destino seguro y atractivo para el turismo. 2. Promover la creacion de miniempresas dedicadas al sector turístico entre la población media, para poder hacer nuestras propias fuentes de trabajo y de recepción de divisa extranjera,